Imaginación y realidad

Texto: Adriana Cuevas

Traducción: Bianca Bär

Te idealizo, pienso en ti y de repente se forma una nube de color rosa dentro de la cual tú y yo somos la pareja perfecta. A veces te percibo como un héroe o una heroína que me salva una y otra vez. Mis emociones y sentimientos  me motivan increíblemente en esos momentos. Sólo de esta manera puedo empezar mi día lleno de energía y llevar a cabo mis proyectos sin demora alguna. Mis pensamientos sobre ti y lo que me imagino contigo son la gasolina de mi vida. Y a veces, cuando asimilo la realidad, mi corazón se llena de una profunda tristeza, porque  no estás conmigo. Eres y seguirás  siendo una fantasía, pues tú no quieres estar conmigo. Mejor dicho,  ni siquiera sabes sobre mis sentimientos por ti. Me encantas, pero no me atrevo a decírtelo.. Inesperadamente logro conquistar tu corazón. ¡De verdad quieres estar conmigo!
Y de pronto me doy cuenta que mis sentimientos por ti son diferentes, no son como yo pensaba. Me doy cuenta del estrés que implica la vida contigo. Es precioso esto y disfruto de tu presencia, de tu compañía, el sentirte… pero todo era  más bonito cuando te idealizaba, cuando sólo soñaba con nosotrxs.

Esto que escribo no se trata de ti, sino de mí. Se trata de mis sentimientos, emociones,  fantasías,  expectativas, mi idealización de  personas, eventos y hechos en mis pensamientos. En el aquí y ahora, en la realidad,  me gustas tú, me encanta el nosotrxs y nuestra interacción diaria. 

¿A ti también te ha pasado que a veces inventas una historia completamente alejada de la realidad y la vives como si fuera tu presente?

Las relaciones interpersonales pueden hacer mucho con nosotrxs, pero nuestro mundo interior, el mundo de nuestros pensamientos e imaginación, logra movernos todavía más. Pues según ello, es la forma como  pensamos, sentimos, amamos, actuamos, vivimos.. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.